08 noviembre 2009

Estimulación temprana en Valladolid

Pego a continuación un texto que me ha mandado Rosa Eva, no ha logrado acceder al blog y lo publico en su nombre.

Quería contaros que esta tarde he estado en un nuevo centro de estimulación temprana llamado GENIUS que han abierto no hace mucho en la C/Panaderos,nº 68 bajo. Es un centro especializado en la Estimulación Temprana a través de la música y otras ténicas de desarrollo, orientada a bebes de 0 meses a 2 años de edad, que acude a las clases acompañados de sus padres y se trabajan las diferentes áreas del desarrollo del bebe, las areas motoras, cognitiva, social y del lenguaje. En todos los ejercicios, actividades y juegos de las clases los acompañan de sonidos, ritmos, melodías y canciones. Los padres juegan un papel muy importante dentro de las clases ya que son el vínculo de conexión entre el bebé y el educador y son ellos los encargados de hacerles vivir cada momentos. Se juega, se baila, se canta con los bebés favoreciendo su capacidad de aprendizaje.

La filosofía de su responsable es muy cercana a lo que todas hablamos siempre en el blog, y apuesta por el apego, la cercanía, la empatía, la escucha activa de los niños como motor de su crecimiento.

Tienen una web donde poder ampliar la información que os cuento http://www.centrogenius.es/

Ya que estoy aquí (ahora soy Chus de nuevo) aprovecho para decir -con cariño- que a mí esto de la estimulación temprana me da cierto reparo, creo que los niños normales no necesitan estimulaciones especiales, que les basta un entorno normal para desarrollar todas sus capacidades. Más aún, creo que tanta prisa por estimular cuanto antes y crear "genios" (eso venden con el nombre ¿no?) es un poco peligroso, sobre todo porque mientras el bebé está siendo estimulado, a lo mejor no está haciendo lo que justamente necesita hacer en esa etapa de su desarrollo, sea lo que sea. Y conste que no he leído nada del tema, así que a lo mejor es una bobada lo que digo, pero a mí es lo que se me ocurre...

2 comentarios:

Mamijob dijo...

Ante todo, gracias Chus por servirme de manos en todo esto de tratar de colgar cosas en el blog. He leído tus indicaciones y es que no me salen las mismas pantallas que tu me mandas. Ya te escribo y te cuento.

Con respecto al comentario que nos hacías, decir que bajo mi punto de vista si todo fuera como tantas veces hemos hablado que creemos que deben de ser, efectivamente la estimulación no sería necesaria. Pero no siempre los padres están receptivos a las necesidades que tienen sus hijos.
Ya sabemos que hay parejas que tienen un hijo para cubrir un ritual más social en sus vidas, al menos por como he visto que Luisa trabaja en su centro, lo que trata de conseguir es una estimulación y sobretodo una implantación de patrones de apego y relación padres-hijos, por medio de la música.
Ella nunca trabaja sola con los niños, sino que los familiares están implicados y os haríais de cruces la cantidad de padres que no saben como relacionarse con sus bebes,que no les hablan, que nos les tocan, que no comparten sentires con ellos, y eso es lo que se trabaja en ese centro.
Yo me pongo en vuestro lugar, madres que habeis dejado vuestros trabajos fuera de casa durante un tiempo, y habeis hecho de la crianza un trabajo maravilloso, y claro no lo entendería, pero hay parejas que necesitan un centro donde despertar esos instintos, y trabajar todo lo que un bebe necesita tocar, escuchar y sentir.
Vosotras lo haceis yendo con ellos al parque, explicándoles lo que haceis a cada segundo, dejando que vuestros hijos vean el mundo desde vuestro pecho, pero tristemente eso no es lo más habitual.

manup dijo...

Qué interesante discusión. Dentro de que hay muchos tonos de gris y que tenéis mucha razón en muchas cosas ambas, me da un poco de "yu-yu" el nombre. Entiendo que el mercado es el mercado y que atrae más clientela decir que tu hijo va a ser un genio... pero me agobia un poco esto de la estimulación temprana. En USA apuntó una vecina a su hijo a un campamento de verano "de correr". Al principio pensamos que era porque el niño tenía algún problema de motricidad, pero no. Era un campamento para enseñarles a correr tipo atletismo. Entre las dos rayas. A correr. Y el dato que os falta es que el niño ¡tenía 2 años!

 
Ir Arriba